¡Feliz aniversario, José Enrique!

Ya hace un año. El día 3 del 3 del 2023 fue la fecha que el Señor escogió para llamarte y tenerte a su lado ya para siempre. Demasiado  rápido fue todo, en un abrir y cerrar de ojos nos quedamos sin tu presencia, sin tu ayuda, sin tu buen hacer en Escora.

Corrían los años 80 cuando apareciste por el Club Juvenil, tus padres que conocían muy bien el espíritu de Escora, después de tomar la Comunión  te trajeron por aquí, tendrías unos 9 o 10 años. Recuerdo que el debut no fue muy glorioso, por entonces montamos un campamento en Fuente la Rosa, cerca de Navalón. Aquello resultó muy duro. Fue un verano muy caluroso y además las instalaciones del campamento solo contaba con una veintena de pinos que se habían salvado del último incendio. Apenas había sombra para los más de 100 acampados. Tú y otros aprovechasteis el día de padres para volver a casa.

Pero afortunadamente seguiste acudiendo a las actividades del Club y poco a poco Escora se fue convirtiendo en uno de los puntales de tu formación y así, como reza el escudo, navegar mar adentro.

Fuiste creciendo en tu familia, en tu colegio “José Mollá”, en el “Francesc Gil”  y en la multitud de actividades que realizamos en Escora.  Excursiones, deporte, juegos, campamentos y ¿cómo no?  la sala de estudio. El montón de horas que dedicaste a sacar brillo a los libros en la Sala de Estudio de Escora.

Cuando dejaste de ser un niño te planteaste seguir en Escora, pero ahora como monitor, para ayudar a otros jóvenes a mejorar su formación humana y cristiana de forma divertida.  Tal vez dar ese paso te llevó a plantearte  una entrega total al Señor a través del Opus Dei. Todavía recuerdo el rato que estuvimos hablando en el paraje de la Cruz de Canals con la vista extendida más allá del horizonte.

Al cabo de un tiempo iniciaste tus estudio de Bellas Artes en Valencia, como suele ocurrir, el contacto con la capital te desenroscó la boina que todo oriundo de pueblo solemos tener. Con los estudios de la Universidad compaginaste la atención a los chicos del Club Juvenil, por entonces eran muchos los socios que venían por Escora y había que multiplicarse.

Te iniciaste profesionalmente en la enseñanza trabajando con niños desfavorecidos en Torrent pero aquello no cuajó, parecía una cosa pero era otra. Seguiste con la enseñanza pero esta vez en lo que más te gustaba: Mostrar los secretos del dibujo y pintura a jóvenes y mayores. Primero distes clases  en la trastienda de un comercio de arte en Xàtiva y después formando tu propia academia de dibujo y pintura, Academia “Chorques“. Todo ello con mucho tiempo de por medio dedicado a los chicos que iban pasando por el Club Juvenil Escora; que si campadas en la cabaña de Moixent, Chicago años 20, romerías, excursiones y un largo etc. Todo bien alimentado por el trato directo con el Señor y la formación-atención que recibimos en Opus Dei.

Xàtiva resultó ser tu segunda cuna, ya desde el primer momento te sentiste identificado con el ambiente setabense y tu incorporación a la Cofradía de la Columna te proporcionó grandes satisfacciones y unas relaciones sociales que a todos enriquecían. 

Así fueron pasando los días, los meses y los años, como el famoso burrito de San Josemaria que daba vueltas y vueltas a la noria sin apenas ver el resultado de su trabajo, ni la lozanía que tal rutina, aportaba a los campos.

Y llegó el día, el gran día, en el que tu Creador dijo: – Basta! Vente para aquí,  “puesto que fuiste fiel en lo poco, pasa al gozo de tu Señor”. A los tuyos ya les consolaré como sé hacerlo.

Aquel viernes sobre el mediodía tuvo el Señor el gusto de recogerte de esta tierra para llevarte a disfrutar de su Amor sin límite  y así poder interceder ante el Altísimo por los tuyos, por tus amigos, por tus alumn@s y por todos lo que te conocieron.

¡Feliz Aniversario José Enrique!